Inicio > Artículos > ¿En Cantabria como en Asturias?

¿En Cantabria como en Asturias?

diciembre 16, 2009 Deja un comentario Go to comments

[Diagonal Cantabria] [nº15 11/09.]
En Asturias, vecinos de varios pueblos afectados por la variante ferroviaria de Pajares han venido denunciando toda una gama de acontecimientos que quedan sin resolver o mal resueltos: expropiaciones irregulares, mala calidad del agua sanitaria, grietas en viviendas hasta riesgo de derrumbe, instalaciones auxiliares, como plantas de hormigón o fábricas de dovelas, y vertederos que carecen de autorizaciones y de los estudios de impacto ambiental pertinentes. A esto se suman la solicitud de autorizaciones cuando la obra está en pleno funcionamiento, la saturación de depuradoras, el vaciado de balsas por la noche y en fines de semana (cuando hay menor presencia de guardias), la inexistencia de controles efectivos e independientes de los vertidos al río, la vigilancia inadecuada e inexistencia de comisiones conjuntas que hagan seguimientos de la obra, las sanciones ridículas y simbólicas por los vertidos ilegales descubiertos, las detonaciones realizadas por la noche, que incumplen la legislación, etc.

En cuanto a las conversaciones con ADIF y con las administraciones, la sensación es de decepción: no existen compensaciones claras ni un proceso transparente para saber cuáles son las medidas compensatorias o correctoras antes de que finalice la obra. Lo mismo declaran sobre la restauración de los paisajes destrozados, las carreteras y caminos estropeados, los daños en las edificaciones, etc. Ni siquiera se cumple con la limpieza de los accesos a los pueblos que se embarran a causa de las obras.

No existe asesoramiento legal independiente para los afectados, no hay medidas cautelares para las actuaciones que no se contemplaban en el proyecto original y las denuncias presentadas no reciben respuesta o son archivadas.

Un pueblo se desliza; otro se agrieta. La obra de excavación de una zanja para un falso túnel ocasionó que el pueblo de Mamorana ’se pusiera en marcha ladera abajo’. Aparecieron grietas en hogares y en la carretera, llegándose a evacuar una casa. De manera urgente se rellenó de nuevo la zanja, con la misma tierra vegetal extraída mezclada con polvo de hormigón, sin el falso túnel, y se construyó un muro de contención alrededor del pueblo para evitar su derrumbe.

Tras el desastre de Mamorana se desalojan dos casas en la aldea de Ronzón por riesgo de derrumbe. Todas las casas de esta aldea presentan daños graves causados por la excavación de un túnel cuarenta metros por debajo. Se apuntalan las edificaciones mientras se ejecuta la segunda fase de la excavación con idéntica técnica que la primera: voladuras de dinamita. Un ejemplo: la actual traída de agua sanitaria para los pueblos del Concejo de Lena proviene del río Huerna. Ya en el año 2003 se alertaba de los efectos que iba a tener la obra de la variante sobre la calidad de sus aguas, debido a vertidos contaminantes como aceites y soluciones químicas o a las escorrentías.

La realización de una nueva traída proveniente del río Pajares acumula seis años de retraso. Según las explicaciones dadas, esta tardanza se debe a la dificultad para conseguir las autorizaciones. En esta zona, al menos tres plantas de hormigón, dos de dovelas y varios vertederos y balsas que no estaban incluidas en el proyecto original se han puesto en pleno funcionamiento antes de pedir siquiera las autorizaciones a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico o las licencias municipales. ADIF vende el proyecto de nueva traída como “compensación por los perjuicios causados”, cuando se debería haber realizado antes del inicio de la obra.

Cercanías y mercancías

El único AVE diseñado para compatibilizar viajeros y mercancías, la línea Madrid-Sevilla, sólo es viable y funciona para pasajeros. Las diferencias entre el ancho de vía de la alta velocidad y de la convencional -que llega a la mayoría de los puntos de carga y descarga- son insalvables y hacen imposible el tráfico de mercancías. No existe una capilaridad mínima de la red de alta velocidad que haga factible este tráfico. A estos problemas hay que añadir la dificultad de compatibilizar otros parámetros, como los elevados pesos por eje de las mercancías o los exquisitos parámetros de calidad con mínimas tolerancias que exige el AVE. En todo caso el transporte de mercancías no perecederas resulta más económico por la vía convencional, al ahorrar en portes y almacenaje, siendo la fiabilidad del servicio y su precio los factores determinantes, por encima de la velocidad.

Con las pretensiones del modelo oficial propuesto por el Ministerio de Fomento, que necesita mínimas pendientes y radios de curva de varios kilómetros, resulta una incógnita cómo será el descenso de Reinosa hacia la costa. De hecho esta actuación está postergada más allá del año 2015, lo que resulta incongruente, al ser el tramo más colapsado, que soporta el mayor número de circulaciones en todos los tráficos y donde se demandan las más urgentes mejoras.

El servicio de cercanías, a pesar de ser el más demandado, sufre importantes carencias en cuanto a velocidades comerciales, fiabilidad y congestión. En este plano se argumenta que la línea AVE sería una costosísima infraestructura para el tráfico de diez trenes diarios, que se come todos los presupuestos dando servicio a un porcentaje mínimo de población y territorio. Mientras se mantienen las mismas líneas de cercanías, mercancías y media distancia sobre un trazado que cumple ciento cincuenta años, con unos déficits claramente diagnosticados desde hace tiempo y que requerirían unas inversiones nimias en comparación. La descongestión de esta vía convencional, por llevar a la vía del AVE diez trenes diarios sobre un total de 80 o 90 circulaciones, sería irrelevante.

En cuanto a una supuesta mejora del servicio para viajeros en largas distancias –si se obvian parámetros como accesibilidad, precio, costes de construcción o impactos ambientales–, esta iría en detrimento de los servicios de cercanías, media distancia y mercancías.

Categorías:Artículos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s