Teatrillo

INTERVENCIONES:


Viajero:

El viajero es el primero en hablar, por ello, le toca presentar la actuación. Su interlocución es más o menos breve, porque cuando terminen de hablar el resto de personajes, será él también el encargado de dar por concluido el teatrillo.

Su papel en esta historia no es dar argumentos, sino invitar a vaciar nuestras mentes de discursos ya escritos y escuchar algo quizás nuevo e interesante.

Aquí su intervención.


Paisano rural:

La primera persona en hablar tras la presentación. Este personaje es un hombre de uno de los pequeños y numerosos pueblos por los que el trazado del TAV pasará pero no parará. El hombre tiene sus argumentos y, aunque no sabe mucho de trenes, bien sabe lo que dice y de lo que dice sabe.

Pincha aquí para leer su intervención.


Empresario neoliberal:

Este tampoco sabe nada de trenes. De lo que si sabe es de finanzas, y del dinero que se puede embolsar gracias al tenderete del TAV. A él lo mismo le da que lo metan por la costa que por el interior, lo que le interesa es que lo metan, y poder viajar en 1ª línea como él dice a “grandes núcleos financieros”.

Si quieres leer su intervención pincha aquí.


Currela:

Le toca el turno a la currela. Fontanera, estudiante, profesora de particulares, de todo pero… en paro. Mucha formación y pocos ingresos, demasiado lejos del perfil de pasajera del TAV. Ella preferiría que el dinero que pretenden que se lleve el TAV (más que lo que necesita Cantabria para que funcionen por un año toda la sanidad, los colegios, los servicios sociales, la cultura…todo) se destinase a otros fines.

Esto es lo que nos dice.


Ferroviario:

Le toca el turno a diganos… el técnico. Este hombre es ferroviario y lo cierto es que aunque un pelín laraga, su intervención no tiene pérdida. Es el encargado de darnos algunos datos de qué es eso del TAV que se pretende hacer, nos hablará de las exigencias del trazado y los sectores a los que podría dar servicio y a los que no. Su opinión es clara, si el 98% de los pasajeros son de cercanías, las intervenciones debieran ir encaminadas a acercar estas no a acercar unas lejanías para el 2% restante.

Aquí está su opinión.


Montañero:

Una de las intrevenciones más emotivas del teatrillo, alegre y serena, aunque teñida de añoranza.

Este personaje, enamorado de nuestra tierra, intenta poner algo de cordura en nuestaras conciencias contra este modelo de desarrrollismo, que no desarrollo, que acabará si no se lo impedimos por destrozar los pocos espacios naturales que aún nos quedan.

Si queréis saber que nos cuenta, aquí lo tenéis.


Oso pardo:

Bueno, que decir de este, nuestro último personaje. Como bien podéis ver es un osos. Sí, un oso pardo de Cantabria, aunque últimamente no pasa mucho por aquí ya que prefiere las montañas asturianas donde se siente más seguro y protegido. Nuestro oso se queja, y con razón, de la cantidad de trabas que les ponemos a ellos y al resto de compañeros animales para atravesar sus montes.

Esta es su particular visión.

Anuncios